lunes, 5 de noviembre de 2012

El tip del lunes (03)

La semana pasada sólo posteé dos días ._. Lo interesante es que a todo ese tiempo no lo invertí en estudiar sino en ver series, y ahora tendremos otra semana con escasez de posts...
Ok, hagamos esto!

Hoy les traigo lo que podría denominarse "consejo de vieja".
Si tomás mucho café, fumás (y muchos etcéteras), y por más que cepilles vehementemente tus dientes, siguen estando amarillentos, te traigo algo que te puede servir.

Vas a necesitar:
  • Recipiente (una mini-micro tacita de café)
  • Cucharita
  • Bicarbonato de Sodio
  • Peróxido de Hidrógeno (Agua oxigenada)

Poné un poco de Bicarbonato en la tacita, y agregale agua oxigenada de a poco hasta que formes una pasta. No hagas de más porque se seca y vas a tener que agregarle más agua oxigenada para usarla de nuevo.
También podés agregarle un poquito de pasta dental para que el gusto no sea tan desagradable (lo es!)

Una vez que tenés tu pastita, untala en tu cepillo de dientes (no lo mojes) y cepillemos, nomás!
Si podés (y ya vamos a ver por qué digo "podés"), dejate la pasta en los dientes por un minuto y luego enjuagate bien.
Limpiá tu cepillo, y volvé a cepillarte con pasta dental como siempre.


Ok, todo muy lindo pero... Por qué!?

Resulta ser que el Peróxido de Hidrógeno es un oxidante muy fuerte, y "se come lo amarillo".
Por otra parte, el Bicarbonato de Sodio pule la superficie del diente y evita que se acumule más sarro.
Podríamos decir "es una solución natural!", pero hasta el petróleo es natural, así que me quedo con lo de "casero" :D


Consideraciones a tener en cuenta:
  • No hacerlo muy seguido. El bicarbonato es abrasivo (arde!), y si lo hacés todos los días tus encías no van a estar nada felices.
  • No tragues! Aunque siempre se nos escapa un poquito de pasta, intentá hacerlo lo menos posible porque el Peróxido de Hidrógeno en altas concentraciones dentro de nuestro organismo es tóxico.
  • Si bien estarías desinfectando tus encías al mismo tiempo, tratá de cepillar suavemente en la base del diente y reservá tus fuerzas para los lugares lejanos a ellas. Recordá que te va a arder.

Así y todo, con las precauciones adecuadas, el resultado es muy bueno y el cambio notable!

¿Lo hicieron? ¿Lo harían? ¿Las asusté con esos últimos ítems?

Un abrazo!

2 comentarios:

  1. yo lo hago seguido pero sin agua oxigenada. a vos que sos química te va a interesar: el esmalte está formado por una sal de calcio, que puede reaccionar con cationes así:

    Ca10(PO4)6(OH)2 + 14H+ ⇌ 10Ca2+ + 6H2PO4- + 2H2O

    pH ácido de la comida hace desplazar el equilibrio de forma que se "disuelve" el esmalte, por eso el dentífrico es básico y el bicarbonato está bueno cuando comés muchas cosas ácidas..



    jajaj, eso venía en el libro que usé para estudiar inorgánica cuando entre en la facu :P siempre me acuerdo cuando me lavo los dientes.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó tu comentario!
    Sabía que sucedía eso, pero nunca me puse a ver bien qué sal era la del esmalte. (Dicho sea de paso, en dos semanas rindo, y en tu comentario incluíste el 70% de los temas de mi parcial...)

    Las cosas ácidas son demasiado ricas como para abandonarlas, que el Bicarbonato se encargue de esos protones, nomás! jaja

    Abrazo!

    ResponderEliminar